La cultura como industria de Ángel Collado Schwarz

La cultura como industria

Ángel Collado Schwarz

Fundación Voz del Centro
El Nuevo Día, 30 Noviembre-2006, Pág. 86.

La cultura representa uno de los renglones más importantes en las economías de los 25 países que componen la Unión Europea (UE). En el 2003 experimentó tasas de crecimiento mayores que el promedio de los otros sectores económicos. Tales son algunos de los datos que emanan de un estudio realizado recientemente por la Comisión Europea, con el objetivo de analizar por primera vez la aportación del sector cultural a la economía de la UE y demostrar que es uno de los factores que más contribuyen al crecimiento económico y a generar nuevos empleos. La UE tiene el PIB (producto interior bruto o “gross domestic product”) más alto del mundo y los beneficios sociales más extendidos. El estudio prueba que las asignaciones presupuestarias a la cultura son una buena inversión.

El sector cultural incluye las artes visuales y las escénicas, los bienes patrimoniales como museos, bibliotecas y archivos, así como la industria audiovisual y la creativa, en las que convergen la arquitectura, el diseño y la publicidad. La cultura representa el 2.5% del PIB de la UE, un porcentaje que supera los de la industria química, el caucho y el plástico. La cultura emplea a 3.1% de la población europea (5.8 millones de europeos), equivalente a la población empleada de Grecia e Irlanda juntos.

Mientras el total de empleos en la UE disminuyó entre el 2002 y el 2004, los empleos en el sector cultural aumentaron por un 1.85% durante el mismo periodo. Entre 1999 y 2003 el sector cultural creció un 12.3% más que la economía europea. En el caso de España, la cultura es el segundo sector de importancia en la economía, sólo detrás del inmobiliario.

La cultura es una herramienta poderosa para comunicar valores y promover objetivos de interés público, los cuales son más abarcadores incluso que la gestión económica. La cultura contribuye en múltiples funciones sociales. Es una embajadora para proyectar a una sociedad. En el caso europeo vemos cómo desde la antigüedad hasta el presente la cultura ha proyectado sus valores sociales. Desde Sófocles hasta Brecht y Becket, el teatro europeo comunicaba una posición en torno a la democracia y a la libre expresión. Las caricaturas de Goya o el Guernica de Picasso transmitían un poderoso mensaje político y social. En el cine, las películas de directores como Pedro Almodóvar, Lars Van Trier o Roman Polanski comunican mensajes sociales y constituyen expresiones de la creatividad europea.

En Puerto Rico, nuestra asociación con el ícono populista de “West Side Story” ha evolucionado hacia el de Ricky Martin y Benicio del Toro. La imagen cultural de Puerto Rico en el ámbito popular ha experimentado una marcada mejoría en su proyección: de puertorriqueños emigrantes involucrados en pandillas neoyorquinas, a puertorriqueños que conquistan el mundo del espectáculo y del cine en el plano internacional.

El mundo globalizado y de alta tecnología hace posible cambios de percepción en un corto plazo.

La cultura en Europa es parcialmente responsable de que el continente sea el más visitado en el mundo. Los festivales musicales, las exhibiciones y otras actividades generan turismo cultural, como en una ocasión generaba el Festival Casals en Puerto Rico. Un ejemplo del impacto dramático de la cultura es el Museo Guggenheim en Bilbao, el cual con su impactante arquitectura logró reintroducir el País Vasco a la modernidad y continúa generando un impresionante turismo cultural en la zona.

Tradicionalmente los sectores culturales europeos habían sido rezagados a un enfoque no económico. El resultado de las asignaciones culturales se veía como contribuciones artísticas en lugar de como “bienes y servicios culturales”. A la luz de este estudio recientemente publicado, la visión oficial europea sobre el tratamiento presupuestario a los aspectos culturales será reenfocado.

En Puerto Rico, la cultura ha sido tradicionalmente un renglón misceláneo del presupuesto gubernamental, tratado como un gasto. En ocasiones se han camuflado fondos del barril de tocino de la Legislatura como contribuciones culturales. En momentos cuando nuestro modelo económico se derrumba, el nuevo enfoque de la Unión Europea representa un interesante modelo para Puerto Rico. Después de todo, nuestro principal activo es el recurso humano y tenemos una dinámica y efectiva actividad cultural. La cultura debe verse como una industria que genera actividad económica y empleos, motiva la creatividad, crea impacto social y sirve de embajadora para proyectar una imagen a nivel internacional.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s